24 jul. 2013

Only god forgives



Sinopsis:

En Bangkok, Julian, un fugitivo de la justicia estadounidense, dirige un club de boxeo tailandés que actúa como tapadera para su tráfico de estupefacientes. Su madre, jefe de una amplia organización criminal, desembarca procedente de Estados Unidos para repatriar el cuerpo de su hijo favorito, Billy: el hermano de Julian ha sido asesinado tras haber masacrado salvajemente a una joven prostituta. Llena de odio y venganza, exige a Julian la cabeza de los asesinos. Julian deberán entonces enfrentarse a Chang, un extraño policía jubilado, adulado por los demás policías.

Crítica:


Esta no es una película corriente, esta es una película de Nicolas Windign Refn. Para quién haya visto algún trabajo suyo (sin contar "Drive", probablemente su película más "convencional" de las que yo he visto) ya sabrá lo que eso significa. Significa que a él no le molestan planos largos y silenciosos, como bien es sabido que le gustan a Haneke, por ejemplo; significa que en la pantalla puede salir una considerable dosis de violencia; significa que no verás algo "entretenido"; significa que verás algo especial.

Esta película ha recibido muchos abucheos y muchas malas críticas, dicen que no tiene argumento, dicen que es muy violenta, dicen que es tediosa, pues bien, yo estoy dispuesto a revocar (o a justificar) esos adjetivos, para eso estoy yo aquí.

¡No tiene argumento!: Pues sí que lo tiene, aunque no lo necesite al beber directamente de la brillante dirección de Refn o de su perfección visual y estética. Dicen que no tiene ni la más mínima complejidad psicológica, algo bastante equivocado (en mi opinión, claro).

Para justificar lo dicho anteriormente necesitaré otro párrafo, me gustaría hablar del personaje de Gosling. Dicen que es absolutamente impasible, sin ninguna actuación por mostrar, pues bien, a mí no me ha resultado difícil ver la complejidad de su personaje basándome únicamente en su actuación. Ese personaje es un personaje atormentado, de corazón puro pero lleno de odio, esas dos partes de él se pueden ver claramente, por una parte tenemos al Gosling de ojos tristones, el que abunda durante la película, pero por otro lado está su lado que le cuesta controlar, su ira, es como un ángel caído al infierno, donde su pureza se ve corrompida por una maldad como inercia*.

Por otro lado está el personaje "antagonista", un duro ex-policía con una curiosa filosofía propia, una especie de justiciero infernal, un hombre que está en un pedestal de la policía de Bangkok. Sus métodos son poco ortodoxos, pero eficaces, él es la justícia en Bangkok.

Básicamente la película es el resultado de esos extremos representados por el policía y por Julian, muy diferentes pero en cierta manera muy similares.

A otro rollo, ¡es muy violenta!, me parece bastante estúpido decir eso. Hay miles y miles de películas tan o más violentas que esta y el 80% de ellas no está tan justificada como aquí, es necesaria para retratar la mano dura de la venganza y de la justícia, la naturaleza violenta de ambos bandos con tal de lograr aquello en lo que creen.

Y lo de ¡es tediosa! pues enhorabuena, no lo es para mí, a mí me pareció inteligente y calmada en su lugar, hay gente que confunde lo tedioso con lo serio, con lo reflexivo, no hay tedio en esta película, solo hay luces de neón y venganza, no hay sitio para nada más en un lugar donde solo dios perdona.

En definitiva, una película que puede gustar o no (o puede estar en la franja regular/interesante porque no he entendido una mierda), pero en cualquier caso son innegables sus méritos. Faltan más como Nicolas Windign Refn.

Nota: 7,25

No hay comentarios:

Publicar un comentario